Edam, Volendam, Zaanse Schans Europa Holanda

Ruta 16 Día 4: Edam, Volendam y Zaanse Schans

El cuarto día del viaje parte del grupo partió hacia Paris en tren mientras que los demás teníamos programada una visita a varios pueblitos que se encuentran en los alrededores de Ámsterdam. Los muchachos tenían reservado ya un tour que incluía Ámsterdam, Volendam, Marken y Zaanse Schans. A mi como no me gustan los tours, decidí visitar algunos de esos lugares por mi cuenta.

Sunrise Amsterdam
Desde la guagua vi este amanecer en Amsterdam

A las 8:30am ya estaba en la estación Amsterdam Centraal esperando la guagua que me llevaría a Edam, el pueblito donde hacen los famosos quesos de bola. La guagua llegó en menos de cinco minutos y el chofer me vendió el pase diario que se llama Waterland Pass y tuvo un costo de 11€. La ruta tomó cerca de media hora hasta llegar a la parada de autobuses en Edam.

Bike Parking Edam
Estacionamiento de bicicletas en la parada de autobuses en Edam

Edam es un pueblito de apenas 7,500 habitantes que lleva siglos exportando su queso, el queso de bola Edam, a todas partes del mundo. Yo diría que de los pocos lugares que visité en Holanda, Edam fue el más tradicional y representativo de la Holanda que muchos imaginamos.

Edam
Edam

Como al llegar a Edam acababa de amanecer, aproveché los primeros rayos del sol para tomar fotos de las calles, casas y canales. Mientras recorría las calles me encontré en una esquina con la Torre Carillon. La Torre Carillon es lo único que queda de una iglesia gótica que había en el lugar. El Carillon es famoso porque arriba en la torre se encuentra el reloj más antiguo de Holanda.

Edam Reflection
Primeros rayos del sol en Edam
Carillon
Torre Carillon

Seguí mi paso entre calles adoquinadas y pequeños puentes que cruzan los canales hasta que vi la Panadería Peter Gorter y allí me metí a comprarme algo para desayunar. La panadería lleva en funcionamiento más de 110 años y parece que es una de las preferidas porque había una fila de personas afuera del establecimiento para poder entrar.

Edam Canal Yo
Detras de mi el canal congelado y la torre Carillon
Peter Gorter Bakker
Peter Gorter De Echte Bakker

La Grote Kerk o Iglesia de San Nicolás se encontrada a tres o cuatro cuadras de la panadería y decidí darle un vistazo. Fui hasta ella porque quería subir a la torre para ver a Edam desde lo alto pero al llegar me encontré con las puertas cerradas. Me regresé al centro del pueblo y ahí me encontré con el Mercado de Quesos. Según había leído, el mercado de quesos tiene lugar todos los miércoles entre julio y agosto, pero yo estaba en Edam en febrero y ahí estaban ellos. En realidad, no era un mercado de quesos únicamente, si no que también había chocolates, mariscos y hasta plantas y flores. Ahí aproveche y compre un típico queso de bola y una barra de chocolate oscuro.

Mercado Edam
Mercado de quesos

Había leído que había un bunker de la Primera Guerra Mundial en uno de los extremos del pueblito y me fui a buscarlo. Para llegar a él tuve que caminar unos 25 minutos hasta que vi el letrero que anunciaba que el Fort bij Edam, o Fortín de Edam, estaba abierto. Abre todos los miércoles de 10:30am a 3pm y el 1er y 2do domingo de cada mes de 11am a 4pm. El Fortín de Edam es uno de los 46 bunkers que componen la Línea de Defensa de Ámsterdam. Los bunkers son considerados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Bunker
Búnker Fort bij Edam

La entrada cuesta 3.50€ e incluye un guía que va explicando la historia del fortín. En mi caso, como fui el primer visitante del día, y no había más nadie, fue una especie de visita privada. Aunque se construyó para la Primera Guerra Mundial, nunca se llegó a utilizar para su propósito principal. En el fortín se quedaban cerca de 250 soldados que podían permanecer por cerca de ocho meses sin salir del bunker porque allí tenían de todo, desde almacenes con comida hasta cuidado médico.

Fort Edam
Dentro del bunker

El guía me llevó a conocer varias áreas del fortín como la cocina, la barra, los cuartos, las ventanas por donde velaban que no llegaran intrusos, ventanas por donde sacaban la artillería de defensa y hasta salimos al techo desde donde se tiene una gran vista del Lago Markermeer. También pasé por un cuarto donde tienen la vestimenta y arftefactos que utilizaban los soldados de la época y donde vi una colección de armas antiguas utilizadas por el ejercito de Holanda. El último cuarto que visité fue uno donde tienen una colección de radios antiguos que funcionan con código morse. Allí pasé cerca de media hora hablando con el señor que está a cargo del mantenimiento, conservación y reparación de esos radios. Fue una visita que no tenía programada pero que valió la pena y la recomiendo 100%. Diría que fue de las cosas que más me gustaron y donde más historia aprendí durante mi visita a Holanda.

Bunker Cuarto
Ahí dormían los soldados, pero las camas eran literas
Bunker Radios
Un antiguo radio que estaban reparando

Del bunker me fui caminando de regreso a la estación de autobuses de Edam, donde cogí la guagua 312 equivocadamente porque tenía que coger la 316. Como resultado, diez minutos después de haberme montado en la guagua me tuve que bajar en una parada de autobuses que estaba algo más retirada del puerto que quería visitar. Caminé unos 20 minutos hasta llegar a uno de los puertos más bonitos que haya visto, el puerto de Volendam.

Volendam
El Puerto de Volendam

En el puerto hay decenas de restaurantes, barras, tiendas de recuerdos y de quesos, que bordean históricos barcos de pesca y varios veleros. Los residentes de Volendam suelen utilizar su vestimenta tradicional, aunque yo no vi ni a una sola persona vestida así. Tan pronto llegué me dediqué a fotografiar el entorno mientras bordeaba el puerto hasta llegar al otro lado, desde donde tuve una gran vista de las casitas del pueblo.

Volendam
Así se ve Volendam desde el otro lado del puerto

Luego de tirar todas las fotos que pude, me regresé al otro lado del puerto. Mientras caminaba vi el Bar de Molen y decidí entrar a probar la cerveza que ellos mismo producen. La cerveza estaba riquísima, tan buena que pedí otra más antes de irme. Eran casi las 2:30pm y aún me faltaba visitar Zaanse Schans así que me fui hasta la parada de autobuses más cercana.

Volendam Statue
Estatua de un pescador en Volendam

La ruta hasta Amsterdam Centraal tomó 30 minutos. En la estación compré un pase diario del metro por 7.50€ y en 30 minutos ya el tren estaba llegando a la estación Zaandijk Zaanse Schans. Tan pronto me salí del tren solo tuve que seguir los letreros que indicaban la ruta hacia los molinos. El breve paseo me tomó cerca de 15 minutos, incluyendo el cruce del Puente Juliana desde donde tuve la mejor vista de los molinos.  Eran las 4pm cuando llegué al pueblito de los famosos molinos del que tanto había leído y comencé mi recorrido.

Molinos en Zaanse Schans
Los molinos de Zaanse Schans

Zaanse Schans está localizado junto al Río Zaan, y al otro lado del río hay un conjunto de casitas que se reflejaban perfectamente en el río, fue una postal digna de ser fotografiada. Luego seguí el recorrido pasando por varios molinos, todos cerrados, hasta que llegué al molino Het Jonge Schaap que parecía estar aún abierto. Resulta que ya estaban cerrando, pero me dejaron entrar para que tomara fotos.

Zaanse Schans Reflection
Casas al otro lado del Río Zaan

Het Jonge Schaap es un molino industrial que aprovecha el movimiento de las aspas para cortar troncos con una sierra que funciona con un sistema de poleas y cuerdas que convierten el movimiento circular del molino en uno vertical. Este molino fue demolido en el 1942 pero se reconstruyó en el 2007 a partir de los apuntes que se tomaron antes de su demolición. Recorrí el molino a vuelo de pájaro y comencé a caminar de regreso a la estación del tren porque ya estaba oscureciendo.

Inside the Windmill
Dentro del molino Het Jonge Shaap
Sunset in Zaanse Schans
Atardecer en Zaanse Schans

Esa noche, ya en Amsterdam, mientras caminaba por las calles que bordean la Zona Roja, me encontré con el restaurante español La Paella. Entré, me senté en la barra y entre cervezas Mahou hacía hueco para unas tapas de pulpo a la gallega y chorizos al vino blanco que estaban exquisitas. Terminé el día esbaratao de tanto caminar pero valió la pena cada paso.

Pulpo a la gallega
Pulpo a la gallega del restaurante La Paella

Pincha AQUÍ para que veas el itinerario completo de los siete días en Holanda y Bruselas.

Anuncios

3 comments on “Ruta 16 Día 4: Edam, Volendam y Zaanse Schans

  1. Pingback: Ruta 16: Siete días en Holanda y Bélgica – Rutas Trazadas

  2. El pueblo de Volendam fue increible! Nos gustó mucho el ambiente pesquero que tenia!😋😋

    Le gusta a 1 persona

    • A mi también me gustó! La combinación de puerto, veleros y casitas le da un toque especial. Me hubiese gustado pasar más tiempo para poder perderme en las calles aledañas al puerto.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Mamá quiero ser turista

¿Quién no ha querido ser turista alguna vez? Reconoce que a tí también te gusta. ¡Este es tu blog!

Vagamundos Argentinos

La vuelta al mundo en ¿...? días

Malviajada

Viaja, conoce y experimenta

Traveling.mugs

Preferimos tener un pasaporte lleno de sellos que una casa llena de cosas

Pasaporte y Manta

Blog de viajes con itinerarios y guías de viaje.

Viajes de Juani

Un espacio para compartir momentos

Don Viajón

Don Viajón ¡Viajando con pasión! viajes | cultura | gastronomía

Aventura sin barba

"No todos los que deambulan están perdidos"

Te ubicás

Viajamos para cambiar, no de lugar, sino de ideas.

Los Viajes de Eriel

Mi diario de Viaje. Itinerarios, fotos, hoteles, actividades...con la finalidad de ayudar a organizar un viaje.

VIAJE A NUESTRA FELICIDAD

Blog de viajes y algo más

¡Viajando se aprende!

Viajes en todas sus facetas

passaporte no bolso

Blogue de viagens | Tudo sobre viagens, viajar e viajantes. Embarque connosco nesta aventura!

A %d blogueros les gusta esto: