Reserva Natural de Paracas

Día 2 Paracas

Luego de unas pocas horas de sueño, le decimos adiós al apartamento en Lima pues Paracas era nuestro próximo destino. A las 5:30am abordamos el metropolitano y 7 estaciones después llegamos a la estación Javier Prado. Caminamos algunos 15-20 minutos hasta llegar al terminal de la compañía de buses Cruz del Sur en la Ave. Javier Prado. Los boletos de los autobuses, de todos los viajes internos, los compramos con meses de anticipación con asientos reservados, y los llevamos impresos. Los boletos costaron US$19 y es recomendable comprarlos con anticipación, especialmente en temporada alta. Aun así, hay que ir al mostrador a entregar las reservaciones y ellos te dan los boletos para abordar el autobús. Luego de registrar el equipaje, como en los aeropuertos, abordamos. El autobús incluía WiFi (muy lento, y muchas veces no funcionaba), tomacorrientes, TV, baños, bebidas calientes (te) y bebidas frías (a temperatura ambiente) como Inca Cola y agua y nos dieron un sándwich de desayuno. Algo curioso es que un empleado de la empresa pasa por cada asiento con una cámara de video grabando las caras de los pasajeros.

A las 6:40am salimos puntual del terminal. La ruta que recorre es la Panamericana, en ocasiones muy cerca del Océano Pacifico. El paisaje durante todo el trayecto fue uno árido y de pequeños pueblos. Llegamos a Paracas poco después de las 10 de la mañana.  No teníamos ningún tour reservado, pero en el mismo terminal hay una agencia que ofrecen los tours a las Islas Ballestas y a la Reserva Nacional de Paracas. Nuestra intención era ver las islas tan pronto llegáramos a Paracas y la reserva en la tarde. Pero las condiciones del mar no eran las más apropiadas para salir en bote a ver las Islas Ballestas y no estaban ofreciendo este tour. Decidimos entonces tomar el tour de las 11:00am a la Reserva Nacional de Paracas.

Carretera en la Reserva Nacional de Paracas
Carretera en la Reserva Nacional de Paracas

La primera parada es en un yacimiento de fósiles dentro del desierto de la Reserva. Los fósiles marinos llevan millones de años asentados en esos terrenos. La guía nos explica que esas tierras estaban bajo agua hace millones de años, por eso hoy en día se puede ver fósiles marinos en el desierto. Nos indica que el brillo en los caminos del desierto se debe a que los caminos son de sal; algo que jamás imaginamos.

Fósiles Marinos
Fósiles Marinos

La próxima visita fue a un mirador donde se puede apreciar La Catedral desde el acantilado. Se le conoce como La Catedral a una formación rocosa causada por la erosión del mar y el viento a lo largo de los siglos. Su forma cóncava hacia recordar a las cúpulas de las catedrales, y en su interior vivían algunos lobos marinos.  Su estructura de desplomó durante el terremoto del 2007, pero sus restos aún están visibles.

La Catedral
La Catedral

Seguimos la ruta de camino a Lagunillas, pero hicimos una parada para apreciar una playa con arena roja conocida como Playa Roja. Su color se debe a el resultado de la actividad volcánica tras milenarias erupciones que azotaron el Pacifico, las cuales produjeron un tipo de arcilla roja la cual es un componente de la arena.

Playa Roja
Playa Roja

Dejamos la Playa Roja atrás para llegar a Lagunillas. Lagunillas es el nombre de la ensenada donde se encuentra un pequeño puerto pesquero rodeado de playas y con unos cuantos restaurantes. Varios pelícanos estaban en el muelle esperando que los pescadores compartieran la pesca del día. La guía nos recomendó el restaurante El Che y seguimos su recomendación. Ordené un ceviche mixto como aperitivo y arroz con mariscos de plato principal. Debo decir que todo estaba delicioso. La única queja es que pedimos de postre alfajores pero no tenían disponibles.

Los pelícanos esperando que los pescadores compartan la pesca del día
Los pelícanos esperando que los pescadores compartan la pesca del día

Con el suculento almuerzo se acabó la excursión a la Reserva Nacional de Paracas. Volvimos a cruzar la reserva y regresamos a la estación de autobuses. Decidimos caminar hasta el área turística del pequeño pueblito de Paracas. Hay varias tiendas de souvenirs, restaurantes y barras con vista al mar. Pero no hay mucho más que ver o hacer además de comer y comprar los recuerdos. Regresamos al terminal y a las 5:15pm ya estamos saliendo para Nazca. Este boleto del autobus costó US$12.

Luego de casi 4 horas de viaje llegamos a Nazca. Caminamos hasta el hotel Sol del Sur, dejamos el equipaje y salimos a cenar a Rico Pollo. Y por supuesto, pedimos pollo asado y papas fritas. Ya casi cerrando el restaurante salimos de regreso al hotel, a darnos un baño y descansar luego de un día muy largo.

Puedes ver el itinerario completo AQUÍ

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s