Ruta 8 Día 2: El Cristo del Corcovado, Feria Hippie de Ipanema y Playa de Ipanema

Me levanté temprano porque quería ver el amanecer, así que ya a las 6am estaba en la Piedra de Leme, en el área llamada Caminho Dos Pescadores Ted Boy Marino donde los cariocas van con sus cañas a pescar. La mañana estaba nublada y la gran Piedra de Leme me tapaba la vista del sol, pero eso no dejó que fuera un amanecer espectacular.

Amanecer en la Piedra de Leme
Amanecer desde el Caminho Dos Pescadores

Regresé al apartamento a buscar a los demás del grupo y nos fuimos en taxi hacia la estación del tren que lleva al Cristo Redentor del Corcovado, localizada en Rua Cosme Velho 513. Llegamos 10 minutos antes de que saliera el primer tren, y conseguimos boletos para ese tren que salió a las 8am. Eso fue planificado pues queríamos ser de los primeros en subir al Cristo y así evitar el tumulto de turistas. Como era fin de semana, el boleto nos costó R$68, en la semana los boletos cuestan R$56. Los trenes salen cada media hora y el trayecto toma alrededor de 20 minutos. Pero el tren no llega hasta la cima, donde se encuentra la estatua, si no que luego hay que subir más de 220 escalones.

Estación Tren Corcovado
Estación del tren al Corcovado

Al terminar los escalones teníamos de frente a una de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno. El Cristo Redentor pesa 1,000 toneladas y mide 38 metros (125 pies) si contamos la altura del pedestal y se encuentra a 709 metros (2,326 pies) sobre el nivel del mar. El tren en el que subimos, se construyó originalmente para subir los materiales que se utilizaron en la construcción de la estatua.

Cristo Redentor Detalles
Detalles del Cristo del Corcovado

Aprovechamos que casi no había nadie para tomar las fotos de nosotros junto al Cristo pero en cuestión de minutos se llenó de turistas el lugar. Aparte de la estatua, el área es un mirador desde donde se tienen unas vistas de postal de la Laguna Rodrigo de Freitas, Copacabana, Leblon, Ipanema y el Pan de Azúcar. Nos dedicamos a tomar decenas de fotos de los alrededores y luego bajamos a tomar el tren, no sin antes comprarme una Almofadinha Quatro Qeijos en la cafetería que hay en el lugar.

Cristo Redentor y Yo
El cristo y yo
Cristo Redentor
El cristo rodeado por cientos de turistas
Laguna Rodrigo de Freitas
La Laguna Rodrigo de Freitas 
Almofadinha Quatro Qeijos
Almofadinha Quatro Queijos

Ya abajo, fuimos al Parque Judas Tadeo, que se encuentra justo al lado de la estación del tren, donde habían personas vendiendo artesanías y murales de arte urbano pintados en la pared que divide el parque de la estación.

Arte Urbano
Murales en el Parque Judas Tadeo

Frente al parque cogimos un taxi hasta la Feria Hippie de Ipanema.  La feria la hacen todos los domingos de 9am a 5pm en la Plaça General Osório. Se lleva haciendo desde 1968 y tiene más de 700 puestos o quioscos que cubren toda la plaza. Los puestos venden artesanía, joyería, ropa, calzado, carteras, souvenirs y comida. En nuestra visita a la feria nos encontramos con gran cantidad de locales, no solo turistas. Probamos el plato típico Moqueca de Camarão, compré unos llaveros del Cristo Redentor y compré un pequeño marco hecho en cuero del mapa de Latinoamérica.

Feria Hippie de Ipanema
La feria hippie de Ipanema
Feria Hippie de Ipanema
Camiando por la feria

Teníamos hambre, y decidimos buscar un lugar cerca de la feria donde comer. Caminando por la acera de la plaza vimos el restaurante Brasileirinho y ahí nos metimos a almorzar. Ordené un plato que se llama Brasileiríssimo y traía un filete de res, huevo frito, arroz blanco, habichuelas negras y papas fritas. El plato costó R$37, y todo estaba buenísimo.

Brasileirinho plato
La comida en Brasileirinho estaba riquísima

Del restaurante nos fuimos hasta la playa de Ipanema que se encontraba a apenas una cuadra. La playa tiene quioscos en la arena que ofrecen sillas de playa, sombrillas y hasta bebida. Nosotros nos sentamos cerca del quiosco 44, el señor que estaba trabajando en ese quiosco nos llevó las sillas y una sombrilla de playa y nos llevó las primeras cervezas. Y en esas sillas nos pasamos toda la tarde, bebiendo cerveza y caipirinha. El agua de la playa, por ser Atlántico sur y primavera, aún estaba fría para nosotros, así que solo entrábamos al agua cuando las propiedades diuréticas de la cerveza hacían su efecto en nuestro sistema. 🙂

Playa de Ipanema
Praia de Ipanema
Playa de Ipanema Cerveza
Bebiendo cerveza Antarctica en la playa

Algo que notamos y de lo que hablamos entre nosotros al llegar a la Praia de Ipanema es que la playa en sí no es la más bonita, ni tiene las aguas más cristalinas. Para nosotros, que vivimos en Puerto Rico, que tiene 2 de las 10 mejores playas del mundo según TripAdvisor y Condé Nast Traveler, la playa no nos impactó tanto.

Playa de Ipanema Arelis Yo
Arelis y yo en la playa de Ipanema

Cuando faltaba como 30 minutos para el atardecer, y ya inundados de cerveza, nos fuimos caminando a la Piedra de Arpoador. Esa piedra es uno de los mejores puntos en Rio de Janeiro para ver el atardecer. La piedra estaba llena de locales y turistas, que al igual que nosotros, estaban esperando la puesta del sol. Tomamos las fotos de rigor y cogimos el autobús hasta Leme. 

Piedra de Arpoador
Personas en la Piedra de Arpoador esperando la puesta del sol
Piedra de Arpoador Atardecer
Así vimos el atardecer desde Arpoador

Y como el hambre puede más que el cansancio, nos dimos un baño y bajamos a comer a Joaquina, el restaurante donde habíamos comido el día anterior. Esta vez ordenamos una parrillada con todas las carnes del restaurante, salchichas, pechugas, churrasco, chuletas, arroz y habichuelas negras. Y para terminar la noche fuimos un rato a la Piedra de Leme donde había música en vivo.

En la Guagua
Arelis y yo en la guagua rumbo a Leme

Puedes ver el itinerario completo de mis ocho días en Rio de Janeiro presionando AQUÍ

Anuncios

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Qué día más completo has tenido. ¡Disfruta de Brasil!

    Le gusta a 1 persona

    1. Willie dice:

      Si, fue un día que aprovechamos al máximo. ¡Gracias por comentar!

      Le gusta a 1 persona

  2. Patricia dice:

    Decime si no es una ciudad maravillosa??? De las más bonitas de sudámerica! Tu relato me recordó mucho a mi viaje por Río!

    Le gusta a 1 persona

    1. Willie dice:

      Si, es maravillosa. Me encantó y no veo el día en que regrese. Gracias por comentar. 🙂

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s