Ruta 6 Día 2: La Habana Parte 1

La primera misión del día era buscar donde desayunar. En esa búsqueda nos encontramos de frente con el Capitolio, que se encontraba apenas a dos cuadras de donde nos estábamos quedando. El Capitolio Nacional de Cuba es una de las edificaciones más emblemáticas de la ciudad. Es similar al Capitolio de Washington D.C, pero un metro más alto, un metro más ancho y un metro más largo. Las obras de su construcción fueron iniciadas por el dictador cubano Gerardo Machado en el año 1926 con respaldo norteamericano.

El Capitolio de La Habana
El Capitolio de La Habana

Para finalizar su construcción se necesitaron más de 5000 obreros, mas de 3 años de trabajo y  17 millones de dólares americanos. Antiguamente era utilizado como sede del Congreso Cubano, pero desde el año 1959 ha albergado la Academia Cubana de las Ciencias y la Biblioteca Nacional de Ciencia y Tecnología. Desgraciadamente no pudimos recorrer el interior porque actualmente está siendo restaurado por la Oficina del Historiador de La Habana Vieja y estaba rodeado por planchas de zinc para evitar el paso peatonal.

El Capitolio en La Habana
Selfie frente al capitolio

Seguimos en búsqueda de una cafetería hasta que llegamos, luego de preguntar por recomendaciones, al restaurante Castillo de Farnés. Estaba justo en la misma calle donde nos estábamos quedando. Allí pedimos huevos revueltos, jamón, tostadas, café y jugos de frutas naturales.

De allí nos regresamos al área del Capitolio para tomarle más fotos y un tipo nos ofreció vendernos unos puros Cohíba. Nos fuimos caminando con él, cruzando varias calles de La Habana Vieja hasta que llegamos a su casa. Como yo no iba a comprar puros, me fui de la casa a buscar donde comprar agua. Fue así como llegué al Pórtico de la Amistad; que marca la entrada al que fue considerado el segundo Barrio Chino más importante del mundo, tras el de San Francisco en California. Lo que fue un barrio con 150,000 chinos hoy solo queda una porción muy pequeña. El barrio se conserva gracias a los ancianos chinos que aún viven allí.

Calles Habana Vieja
Calles de la Habana Vieja
Barrio Chino La Habana
Entrada al barrio chino 

Los que estaban comprando puros me alcanzaron y cruzamos la calle, frente al barrio chino, y fuimos a cogernos un descanso bajo la sombra de los árboles del Parque de la Fraternidad. En el parque se encuentran diversos bustos de líderes americanos, incluido el de Abraham Lincoln. El parque también funciona como terminal de varias líneas de metrobús, y en sus alrededores hay gran cantidad de carros antiguos que son utilizados como taxis.

Parque de la Fraternidad
Los muchachos en el Parque de la Fraternidad

Nos fuimos del parque en ruta hacia la Casa Museo de José Martí y en ese caminar nos topamos con el Parque de los Agrimensores. Fue inaugurado en el 2009 en honor al 490 aniversario de la fundación de La Habana y 172 años del primer ferrocarril cubano, también primero en Latinoamérica. Varias locomotoras fueron restauradas y algunas de ellas las vimos en el parque.

Parque de los Agrimensores
Antigua locomotora en el Parque de los Agrimensores

Justo detrás del parque vimos los restos del cuerpo de guardia de las antiguas murallas con un pequeño obelisco dedicado por el Colegio de Agrimensores y Tasadores a a los hombres que iniciaron las primeras medidas agrarias en Cuba. Las murallas fueron construidas para evitar el acceso de enemigos por tierra. Hoy día solo quedan fragmentos de esas murallas dispersos por la ciudad.

Muralla y obelisco
Nosotros junto al obelisco y la muralla

Caminamos una cuadra y llegamos el Museo Casa Natal de José Martí. Frente a la casa vimos una oficina donde compramos los boletos para entrar a la casa museo y nos costaron 2 CUC. Es una casita humilde de dos niveles donde nació el héroe nacional. Ahora es un museo que atesora la mayoría de los objetos pertenecientes a José Martí que se conservan hoy en día. El museo tiene siete cuartos donde se exhiben objetos de la niñez, adolescencia, y juventud de José Martí así como de su deportación a España y su estancia en La Habana. Se recorre bastante rápido, en menos de 30 minutos ya estábamos saliendo del museo.

Casa Museo Jose Marti
En esta casa nació José Martí

Vimos pasar los coco taxis y decidimos tomar uno para ir a la Plaza de San Francisco de Asís. Nos montamos tres personas en cada coco taxi y recorrimos la Avenida del Puerto hasta llegar a la plaza. Esta plaza se desarrolló mirando hacia el puerto de La Habana durante el siglo XVI, cuando los galeones españoles atracaban en el muelle en su paso por las Indias hasta España.  Durante las primeras décadas del siglo XV se instaló en la plaza un mercado, y en 1608 se construyó una iglesia. Pero el mercado fue trasladado a la Plaza Vieja tras la queja de los monjes por el ruido.

Plaza San Francisco
Plaza de San Francisco con la iglesia y la fuente

La iglesia San Francisco de Asís fue construida en 1608, y reconstruida entre 1719 y 1738. Actualmente, la Basílica Menor del Convento ha sido convertida en una sala de conciertos gracias a su excelente acústica; y tanto la iglesia como el convento albergan  el Museo de Arte Religioso. Estaba cerrado cuando llegamos a la plaza, así que no pudimos ni asomarnos al interior.

Iglesia San Francisco de Asis
Iglesia San Francisco de Asís

Al otro lado de la plaza vimos la Lonja del Comercio. Este edificio fue construido en 1909 como bolsa mercantil y lugar de reunión de los mercaderes y comerciantes para realizar sus negocios. Hoy en día se utiliza como centro de negocios por empresas extranjeras. Al entrar vimos el hermoso patio central o atrio con una estatua de una mujer en el centro y arriba una cúpula octogonal. Encima de esa cúpula está la estatua del dios Mercurio, dios del comercio. Mientras apreciábamos la arquitectura del interior del edificio un empleado del lugar nos dijo que se podía subir a la azotea por 2 CUC y así tener una de las mejores vistas de La Habana. Obviamente le dijimos que queríamos subir y el muchacho nos escoltó en el elevador hasta el último piso, y nos llevó hasta la puerta que llevaba a la azotea. Fueron los mejores 2 CUC invertidos, las vistas eran espectaculares, tanto de la Habana Vieja como del Morro, y el área llamada Casablanca que se encuentra al otro lado de la bahía. Tuvimos una vista privilegiada de la Terminal Sierra Maestra donde atracan los cruceros con turistas, el Observatorio Nacional (ahora Instituto Cubano de Meteorología), el Cristo de La Habana y de la Plaza de San Francisco de Asís.

Lonja del Comercio Interior
Atrio central de la Lonja del Comercio
El Morro
El Morro desde el techo de la Lonja del Comercio
Casablanca
El cristo y el planetario a la derecha
La Habana desde La Lonja
La Habana desde el techo de la Lonja del Comercio
Dios Mercurio
El dios Mercurio

Salimos de la Lonja con ganas de darnos unas cervezas para calmar el calor, así que nos fuimos al edificio del al lado, al Hotel Palacio del Marqués De San Felipe y Santiago De Bejucal y nos sentamos en las mesitas que rodeaban la barra a beber cervezas Bucanero y ordenamos unas tapas. Que no te engañe la fachada del hotel, construido en el siglo 18, porque por dentro se veía bastante moderno.

Detras de la Lonja
Cogiendo un break en una placita detrás de la Lonja del Comercio

Luego de las cervezas y las tapas de pulpo, camarones, bruschettas, y aceitunas dejamos el hotel atrás y nos fuimos caminando por la Calle de los Oficios, que bordea la Lonja, hasta que llegamos a la Plaza de Armas. Esa calle esta llena de tiendas de recuerdos y llegando a la plaza hay varios restaurantes. En la plaza se estaba llevando a cabo una feria de libros y antigüedades. Además de libros, tenían revistas, periódicos, folletos, afiches de cine cubano,camaras antiguas, monedas, estampas, postales y hasta discos de vinilo. Algunas de las antigüedades eran de finales del siglo XIX hasta inicios del XX.

Feria de libros
Feria de libros

En el centro de la plaza está la estatua de Carlos Manual de Céspedes, conocido como el padre de la independencia cubana, pues fue él quien comenzó la liberación de los esclavos y la lucha en la isla. Bordeando la plaza vimos el Templete, que es un pequeño templo grecorromano que fue construido en el 1828.

Plaza de Armas
Estatua de Carlos Manuel de Céspedes en la Plaza de Armas

Justo al lado del Templete se encuentra el Castillo de la Real Fuerza. Este castillo, construido entre 1558 y 1577, es la fortaleza más antigua en pie de todas las Américas. Al llegar al castillo ya eran casi las 6pm y los portones estaban cerrados, pero un empleado que se encontraba dentro de la fortaleza nos dijo que aunque ya estaban cerrados podía abrir el portón para que entráramos a la fortaleza y tomáramos fotos a vuelo de pájaro. Se supone que la entrada costara 5CUC y 3CUC adicionales para poder tomar fotos. Pero él solo nos cobró los 5CUC y nos sirvió de guía turístico mientras recorríamos la fortaleza. En menos de 20 minutos hicimos el tour y tomamos fotos, mientras el empleado nos decía que avanzáramos porque él se podía quedar sin empleo por dejarnos entrar fuera de horas laborables.

Castillo de la Real Fuerza
El Castillo de la Real Fuerza
Castillo de la Real Fuerza
En la entrada del castillo

Continuamos caminando y en dos cuadras ya habíamos llegado a la Plaza de la Catedral. Esta plaza es una de las cinco plazas principales que tiene La Habana Vieja. En ella se encuentra la Catedral de la Virgen María de la Concepción Inmaculada de La Habana. La catedral, construida entre 1748 y 1832,  tiene como distintivo las dos torres campanarios desiguales. Los restos de Cristóbal Colón descansaron en este templo hasta 1898. En ese mismo año fueron trasladados a Sevilla. Como estaba cerrada tampoco pudimos entrar a ver su interior. Alrededor de la plaza vimos el Palacio del Conde Lombillo y varios restaurantes.

Catedral
Junto a un borrachito frente a la catedral

Seguimos recorriendo las calles de La Habana Vieja y nos encontramos con la Bodegita del Medio (la B del M). Este restaurante es de interés turístico ya que en aquí se preparó por primera vez el famoso mojito y es una parada casi obligada al visitar La Habana. Había un grupo musical tocando y cantando dentro del primer nivel de la B del M y personas bailando dentro y afuera del local. Habían muchos turistas, más que locales. Decidimos, luego de ver al grupo tocar y cantar por un rato, subir al segundo piso a probar los famosos mojitos y de una vez comer algo. Una vez nos adentramos en el local notamos que las paredes estaban llenas de firmas y mensajes. La primera persona que impregnó su firma en las paredes de la B del M fue el periodista Leandro García y desde entonces existe la tradición de que las personalidades que por el restaurante pasen dejen una huella, un recuerdo, bien sea en forma de foto, un objeto, o un graffiti, pudiendo encontrarse firmas históricas como la de Salvador Allende, Ernest Hermingway, y hasta la firma de Pablo Neruda.  Nos sentamos y ordené ropa vieja con arroz blanco y habichuelas negras y el mojito. La comida estaba buena, nada espectacular, pero tenía buen sabor. En cambio el mojito estaba malísimo, el peor mojito que me prepararon en Cuba fue en este lugar. Demás está decir que no me lo tomé. Mi conclusión fue que la B del M es nombre nada mas y música, porque el tan famoso mojito fue decepcionante y hay mejores lugares donde comerse una ropa vieja.

La Bodeguita
Idiana y Edwin llegando a la Bodeguita del Medio
Mojito
Mojito de la Bodeguita
La Bodeguita2
El interior de la Bodeguita

Del restaurante nos fuimos caminando por la Calle Cuba, pasando por la Comandancia General, hasta llegar cerca del Parque Mártires del 71 donde se encuentra el monumento a Máximo Gómez. Máximo Gómez fue un dirigente militar de los independentistas cubanos que luchó contra la dominación española. Observando la estatua vimos como empezaba a caer el sol y el cielo se teñía de un color anaranjado. Decidimos que era hora de regresarnos así que seguimos nuestra caminata por las calles del la Habana Vieja hasta llegar a la casa particular.

Para La Habana Parte 2 pulsa AQUI

Para La Habana Parte 3 pulsa AQUI

Monumento al General Máximo Gómez
El monumento a Máximo Gómez al atardecer

Para el itinerario completo de mis ocho días por Cuba presiona AQUÍ.

La Habana Atardecer
El Capitolio al atardecer
Anuncios

7 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Muy completo tu relato. Interesantes datos a tener en cuenta para un viaje a ese ciudad.

    Le gusta a 1 persona

    1. Willie dice:

      Gracias por comentar. Y eso fue solo el primer día en La Habana. Aún me queda por escribir acerca de dos días más que pasé en esa hermosa ciudad. Saludos!

      Le gusta a 1 persona

  2. Kennystours dice:

    Excelentes relatos, para mi es un orgullo como cubano que los que no visiten se lleven todo esto en su mente…muy bueno la verdad.

    Le gusta a 1 persona

    1. Willie dice:

      A mi me encantó tu país y escribo para motivar a otros a que lo visiten. Gracias por comentar.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s